¿Cómo y qué cocinar en un barco? el verano de Alessia.

Facebooktwittermailby feather

Hace unas semanas volví a ver una amiga que había pasado todo el verano trabajando en un velero. Ella se ocupaba de la cocina y de recibir los huéspedes del barco que iban allí a pasar sus vacaciones. Me pareció muy interesante porque efectivamente cocinar en un barco es muy difícil, es una experiencia diferente de cocinar en la tierra, tiene su peculiaridad y Alessia nos las cuenta en este relato.

Il post è anche in italiano, clicca qui per leggerlo.

El barco donde trabajaba Alessia es un velero muy bonito que se llama White Knight, un Nautor Swan 651 de 20 metros, para quién entiende de eso.

white knight en el puerto

White Knight a pacchetto con altre barche

Salió de Civitanova Marche y se fue a recorrer las islas griegas hasta llegar a Turquía.

paxox greciaAquí por ejemplo estaban en Paxos

isola greca

Bueno volvemos a la cocina, Alessia era la encargada de la comida y de la compra, hasta aquí parece sencillo, pero no, porque  ahí estas en el medio del mar con un barco que a veces cuando está en navegación tampoco se pone recto, y no sabes siempre dentro de cuanto tiempo podrás bajar a tierra para hacer la compra y lo que irás a encontrar. En los mercadillos griegos no se encontraban siempre los ingredientes que ella quería, ingredientes que ni te lo piensas que no podrás encontrar, y claro tu tienes tus recetas en la cabeza y cuando te falta justo lo que le va a dar sabor te sientes perdida. Además siempre tenia que preparar para 8 o 10 personas, así que creatividad y organización.

Whitw Knight in navigazione

Cuando White Night se ponía así no creo que fuera posible cocinar.

el mercado en TurchiaEn un mercado en Turquía.

Alessia tuvo que aprender muchos trucos:

  • dejar de volverse loca con la lista de la compra, que tanto no le valía para nada, y comprar todo lo que fuera comestible para afrontar los momentos en los que no habría encontrado nada para comprar;
  • sí se planteaba siempre un tiempo de preparación de una hora y media o dos, pero a veces si el barco estaba inclinado o de repente se decidía parar en una bahía tenia que improvisar, por ejemplo una barbacoa como esta;

barbacoa en la playa

una barbacoa en la playa

  • otra cosa de la que se dió cuenta después de los primeros días es que tenia que pensar en un menú donde todos los platos tuvieran el mismo tipo de cocción, porque, aunque la cocina del White Knight fuera muy buena, siempre se trataba de un velero y el horno y los fuegos no podían estar encendidos al mismo tiempo;
  • tener cuidado y ensuciar el menor numero posible de vajillas y ollas, para no quedarse luego otras dos horas en la cocina mientras que habría podido disfrutar del mar.

¿Y que comían en el White Knight?  El desayuno era muy fácil plantearlo – comenta Alessia – que fuera dulce, crèpes, pan cakes, french toasts o una tarta preparada el día anterior, o salado tostas con huevos y bacon. Sin embargo si se dormía en un puerto por la mañana me levantaba pronto y saqueaba una panadería griega que nunca me decepcionó con sus productos.

Lo difícil empezaba con la comida, siempre preparaba de primero una pasta o una ensalada de arroz o cous cous y luego los acompañaba con dos guarniciones muy abundantes para que todos se quedaran contentos, las mujeres de régimen y los hombres con mucha hambre. Para las salsas de la pasta tenia siempre muchas verduras como calabacines, berenjenas, tomates, y luego según la creatividad del momento le añadía frutos secos, atún, alcachofas en aceite o aceitunas. Era muy difícil encontrar el pescado y sobre todo que nos lo vendieran, porque los pescadores preferían venderselo a los restaurantes, que eran sus clientes fijos. Por eso que para el pescado íbamos a cenar al restaurante, y eso era lo que afortunadamente solían preferir los veraneantes, así que me quitaban un gran trabajo.

A veces para ocasiones especiales, como los cumpleaños, me lanzaba en los postres, esta es mi Tarta Californiana de la que os voy a dar pronto la receta.

tarta de cumpleano

Antes de la cena había que preparar el aperitivo, y de ahí no se podía escapar, todos estaban locos por el aperitivo. Lo que no podía mancar era el Spritz (Aperol, prosecco, hielo y una loncha de naranja) y el prosecco (ya a mitad del viaje habíamos terminado todas las botellas que teníamos en el almacén y eran muchas). Para tapear preparaba bols de patatas, tacos, cacahuetes, aceitunas y salsas como guacamole, humus y atún con philadelpia. Al final lo que contaba más era el alcohol y la presentación de las tapas en la bandeja.

Cuando no me podía escapar de preparar la cena, me concentraba en segundos platos de carne o de pescado muy sustanciosos que acompañaba con verduras gratinadas o guisantes con jamón o patatas al horno. Si no conseguía encontrar carne o pescado que estuvieran bien entonces preparaba tartas saladas rellenas de verduras, bacon, queso, carne picada, lo que tenia en la nevera.

orate da fare al fornoDoratas listas para el horno.

De toda forma lo que no se le olvidará nunca a Alessia de esta experiencia será lo que fue su reino, la cocina del White Knight.   la cocina de White Knight

Y el mar azul y las playas maravillosas para las que ha pasado el White Knight.

Paxos en grecia

2 comentarios sobre “¿Cómo y qué cocinar en un barco? el verano de Alessia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *